Cuando transgreden tu intimidad

10e02b4be061fd925f5cee6781bbbe1e

Es un tema delicado ¡lo se!, pero creo que no hay que hacerse los tontos frente a temas tan importantes como estos, son temas que hay que enfrentarlos y por sobre todo apoyar a las personas que les ha sucedido. Quiero tocar el tema con el máximo respeto que se merecen las personas que han sido abusadas, quiero que no sea un tema tabú, que la sociedad aprenda a como llevar estos temas, lamentablemente las únicas personas que nos enseñan de estos temas son las/los mismos que los han vivido.

Anoche antes de dormir comencé a leer mi revista favorita “Cosmopolitan” y había un artículo llamado “Vida real” donde hablaban de la actriz AnnaLynne McCord y ella misma contaba su traumática experiencia de haber sido violada. Decidí buscar historias de mujeres que contaran sobre como les había sucedido y como lo habían superado ya que pueden hacerlo, pueden denunciar y pueden sacar la voz como decia AnnaLynne.

annalynne-mccord-1361610764

Me pasó una vez con alguien que yo conocía, y es algo extraño sentir que no tienes voz para decir no. No fue un ataque o algo por el estilo. Sólo no tuve voz, no supe cómo decir: ‘No deseo esto. Por favor no me lo hagas'”. Sucedió en su casa, la actriz se fue de su casa aún siendo pequeña y siempre sufrió golpes de sus padres, decidió ser modelo de pequeña y eso conllevaba irse a vivir sola, un día dejo que un amigo se quedara en su casa, luego se durmió. Despertó y estaba siendo violada, no supo que decir, solo se paralizó.  “No tuve voz y ahora la tengo y estoy usándola por otros. Finalmente puedo decir que estoy un paso adelante de… Tengo la conciencia tranquila”.

Por eso es que quiero sacar el tema en el Blog, porque siendo mujer siento que es un tema ultra delicado, que debe ser escuchado y por sobre todo, creído, porque muchas mujeres sufren por el hecho de haber hablado y no le han creído y siento que nosotros como sociedad, debemos hacer algo al respecto, masificar este tipo de temas para que las sanciones no sean absurdas, no queremos que esto siga sucediendo y por sobre todo que se le siga echando la culpa a las mismas mujeres por “incentivar” al hombre y a ser violada.

Sohaila Abdulali es una mujer india que se atrevió a relatar el horror de haber sido violada en las columnas de opinion del New York Times “32 años atrás, cuando tenía 17 y vivía en Bombay, fui violada y casi asesinada por un grupo de hombres. 3 años más tarde, enfurecida por el silencio y las tergiversaciones respecto de la violación, escribí un sentido ensayo firmado con mi propio nombre, donde describía mi experiencia para una revista femenina india”

“Cuando luché por sobrevivir aquella noche, difícilmente podía saber a lo que me enfrentaba. Un amigo y yo habíamos salido a dar un paseo a la montaña, cerca de mi hogar. 4 hombres armados nos capturaron y nos hicieron escalar hasta un lugar oculto, donde me violaron durante varias horas y nos golpearon a ambos. Discutieron entre ellos si debían matarnos, y finalmente nos dejaron ir.”

Lo que desde un principio la motivó a Sohaila Abdulali a contar su historia personal es que en algún momento seremos capaces de darle a las mujeres que han sido vulneradas lo que realmente necesitan, no un montón de basura sobre cómo deberían sentirse culpables o avergonzadas, si no la empatía para ayudarles a superar un terrible trauma.

Otro tema importante es que muchas mujeres que son violadas quedan embarazadas, así cuenta esta mujer: “Fui violada a punta de un cuchillo a menos de una cuadra de mi casa, cuando tenía sólo 16 años. Mi asaltante desconocido se perdió en la noche, dejándome herida después de haberme amenazado para que no le dijera nada a nadie. Por 27 años no lo dije nunca, excepto a mi esposo muchos años después. Concebí y dí a luz a una niña después de la violación, ella era preciosa, y es lo único bueno que resultó de ésta.”

Sabemos que el tema del aborto se hace presente cuando una mujer queda embarazada frente a una violación, pero  muchas otras mujeres prefieren tenerlo y dejar el pasado atrás.

Esta historia es un poco larga pero es digna de leer sobre todo por lo machista que pueden llegar a ser algunas personas.

Recuerdo cómo me sentí esa mañana. Estaba entumecida, completamente desnuda y con la mente en blanco. Intenté alejarme del suelo y, al hacerlo, cada músculo se volvía a poner en el sitio adecuado. Las piernas no obedecían a mis deseos de cerrarlas y un líquido, entre rojo y blanco, bajaba por mis muslos. Tardé unos minutos en recordar mis gritos ahogados, mi rabia, mi impotencia, mi carencia de fuerza. No quería tener esas imágenes persiguiéndome en la mente, borrosas pero dolorosas. Vomité y lloré en un rincón de mi habitación.

Me habían violado y ni siquiera podía contárselo a alguien porque no me salían las palabras. Vergüenza, repugnancia e infinito dolor se transformaron en ira. Fue el 6 de agosto de 2009. Esa  noche tomé un café con un amigo de la infancia, un abogado de familia adinerada. Luego, me dijo que quería conocer mi apartamento y me pareció buena idea: hace tanto que no nos veíamos que teníamos mucho para contarnos.  Él sacó una pequeña botella de aguardiente y me pidió que brindáramos por los viejos tiempos. No suelo tomar y me negué. Insistió y accedí. Mi siguiente imagen nítida fue a la mañana siguiente cuando me paré frente al espejo para ver mi figura marcada por morados contundentes.

¿Evidencias?, solo yo. Recorrí todo el apartamento y hasta saqué la basura para encontrar algo, una prueba, un papel, un condón, un paquete, la botella, mis calzones… pero nada, parecía que mi agresor se había preocupado por limpiar mi hogar, pero solo para eso le alcanzó la consideración.

Bañé mi cuerpo centímetro a centímetro y cuando me sentí más digna salí a la calle como si nada hubiera ocurrido. Mentira. No podía trabajar. No era yo. Era la mujer que dejaron tirada como unos zapatos viejos  que ya no sirven para nada. Sí, me habían ultrajado y habían acariciado mi voluntad sin que yo me diera cuenta. Mi jefe habló conmigo. No tuve que decir mucho, ella supo exactamente qué había pasado sin entrar en detalles y me convenció para ir a la Unidad Básica de Delitos Sexuales. Tenía que denunciar.

Empoderada entré en ese lugar y no puedo definir lo que sentí cuando el celador me pidió que explicara exactamente  mis razones para estar allí. Mi cara transformada y una respuesta seca me abrieron el camino.

Más dura la explicación que la realidad

La primera pregunta de la profesional que me debía tomar nota de mi historia fue ¿usted tenía falda? Y mi respuesta, sí. El  interrogatorio continuó ¿tenía escote? ¿utilizó medias veladas? ¿consumió licor o sustancias alucinógenas? ¿se le insinuó a la persona con la que estaba? ¿ha visto películas porno en su vida? ¿tiene una pareja permanente o varias?

En ningún momento me preguntó qué había pasado y nunca mencionó la palabra violador; para ella, el hombre que me había penetrado sin permiso, era mi acompañante y, como iban las cosas, al pobre, yo lo induje. Para completar, bañarme había sido el peor error pues había borrado las pruebas que podrían corroborar mi “versión de los hechos”.  Así que, palabras más palabras menos, si con todo y eso yo decidía poner la denuncia, el proceso en el juzgado duraría años en los que, además, debería encontrarme frente a frente con mi agresor. Y ni eso me garantizaría que él pagara por lo que hizo.”

Debo ser sincera, se me aprieta el corazón cada vez que leo algo relacionado al tema, uno como mujer sabe lo fragil que es y sobre todo con temas relacionados con las agresiones sexuales, el feminismo no parte de odiar a los hombres, parte de tener los mismos derechos que ellos y no por usar mini falda somos las causantes de una violación, no por usar escote somos las que andamos incitando a los hombres a que nos violen y lo más terrible es el hecho de que se demora mil años en la corte y hacen pasar a la victima por mil procesos traumáticos que muchas prefieren estancarlos o simplemente no denunciar. Ahí es donde todo se complica y así jamás podremos parar estos terribles hechos.

Lo que me mantiene feliz es que hay muchas organizaciones que se han puesto en campaña para ayudar a estas mujeres, de hecho la mayoría nacen desde las mismas víctimas y es que nadie las entiende mejor que alguien haya vivido lo mismo y eso me enorgullese, me da esperanza de que este mundo en algún momento va a cambiar, solo espero que no sea demasiado tarde y se vallan ampliando más las víctimas.

 

 

 

 

 

Anuncios

8 comments

  1. Que horror el ultimo relato. como puede ser….
    hay una frase muy cierta que dice: “vivimos en una sociedad que enseña a las mujeres a no ser violadas en vez de enseñar a los hombres a no violar”.

    y es la pura y santa verdad

    Me gusta

  2. Que terrible es sufrir algo así, muy interesante tu post me gusto bastante… ojalá se logre de una vez por todas justicia para mujeres que sufren a diario este tipo de abusos muchas de ellas en silencio ya que hay países que siempre culpan a la mujer, simplemente indignante!

    Le gusta a 1 persona

    1. Que bueno que te haya gustado, quise tratarlo con máximo de sutileza. La verdad es que es indignante cuando la gente culpa a la mujer de ser violada de verdad me da pena que esas cosas aún sucedan siendo que estamos siendo países mucho más desarrollados.

      Me gusta

  3. El ultimo relato lo había leído, no se donde… y me aterra. Me aterra pensar que puedo ser yo, que pueden ser mis amigas, mis primas… mis hijas (si alguna vez decido tener hijos), puede ser cualquier mujer que conozco.
    De solo pensar que importe mas como vaya vestida, si yo y el tuvimos onda, si yo tenía alcohol en el cuerpo, que el mismo hecho. Que una mujer sea tratada como culpable y deba sentirse avergonzada, por ser violada.
    Por estos motivos es que hoy soy mas feminista que nunca, no puedo taparme los ojos ante estas situaciones, incluso no puedo taparme los ojos ante situaciones pequeñas. Sería una cobardía de mi parte hacerlo.

    Me gusta

    1. Excactooo! es imposible taparse los ojos frente a situaciones tan extremas como esta, sobre todo siendo mujer y los hombres también deberían tener el mismo pensamiento feminista y apoyar todas estas causas!

      Gracias r0mii por pasar por mi blog y comentar 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s