Yo no soy un caballero Capitulo 1

52fe3d5914b287f7df46ac0efcbea83e

Capitulo 1

14 Años

A mis 14 años es normal que me gusten chicos y que haga estupideces por conquistarlos, pero casi nunca me resulta como yo quiero. No soy la chica más bella de la ciudad y eso lo se, no soy la más popular en la escuela y eso también lo sé y ha sido realmente duro este primer año de enseñanza media en un colegio nuevo, lo bueno es que nadie se conoce por lo que es una ventaja para hacer amigas.
Escribir es mi distracción en las clases que no me interesan mucho, la profesora habla y habla como si yo entendiera lo que esta diciendo, ingles nunca ha sido mi fuerte y creo que nunca lo será.
Mis compañeros sólo conversan y nadie pone mucha atención a la clase, estoy sentada de las últimas para que nadie me interrumpa en mis pensamientos, ya que es lo que mas hago “pensar” en nada en especial muchas veces mi mente sólo divaga y de repente ahí estaba ese chico de ojos azules, sus ojos me hipnotizaban cada vez que aparecía en nuestra sala, era amigo de varios compañeros por eso pasaba metido ahí, aunque también tenía otros intereses.

Amanda – me gritaron de atrás. Rápidamente desperté de mi sueño y mire con cara de molesta, estaba tan bien soñando despierta

¿Qué sucede? – Pregunté

Era Patricia mi mejor amiga o por lo menos con quien había tenido más cercanía durante este primer semestre, ella era una buena persona y siempre quería lo mejor para mi, ella pololeaba hace un año con Patricio, si suena chistoso pero así era Patricia y Patricio era como si estaban destinados a estar juntos. Yo anhelaba una relación como la de ella, una relación sana y duradera, a pesar de que teníamos 14 años y éramos muy pequeñas para estar pensando en el amor de tu vida, igual aveces quería tener a un hombre a mi lado que me protegiera, me ayudara a tomar desiciones, me acurrucara y por sobré todo que fuese mi mejor amigo.

– ¿Hiciste la tarea de inglés? – Me pregunto asustada como si fuese algo realmente terrible no haber hecho la tarea de inglés
-¡Por su puesto que si! – si algo tenía era que hacia mis tareas siempre, puede ser que no era la más erudita del curso, pero siempre hacia mis tareas ya que mi mayor temor era que me sacaran adelante para preguntarme algo sobre una tarea y no tener idea de que se trataba.

– ¿Me la puedes prestar? Lo dijo con sus ojos grandotes y su enorme sonrisa, para que hacia eso si sabía que igual de la iba a prestar.

Terminamos la clase de inglés y salimos al balcón, nuestras salas tenían balcón que daban hacia el patio principal y de ahí podía ver como ese hombre de ojos azules coqueteaba con una mujer morena, ellos se miraban de una forma cómplice, como si tuvieran algo que esconder.
No podía parar de mirarlos, ella tenía a mi hombre. Lo abrazaba como si el mundo se fuera a acabar

– ¡Que apestosa! Comente en voz alta sin darme cuenta
– Estas celosa porque ella si se atreve a hacerlo y tu no – dijo Patricia mientras se tapaba el sol de la cara
– No es que no me atreva – Le grite – Sólo que el ni si quiera sabe que existo – termine de hablar cada vez más bajito

Pasaron semanas y me presentaron al susodicho de ojos azules, era estúpida la forma en que lo miraba de verdad que era muy estúpida y el no era como yo pensaba, sentía que lo que me atraía de el era su confianza en si mismo, que es lo que más me atrae de un hombre, pero el era un poco torpe.
Cristal era su novia empezaron hace poco tiempo y pareciera que llevarán 10 años hay una complicidad realmente grande en ellos. Ella es morena con ojos claros, su pelo crespo es muy lindo, parece la mujer perfecta. Si no fuera por lo chillona que es aveces, hace que la odie aún más, pero que le importará a ella que la odie si de eso se alimenta, siento que es una mujer que le gusta provocar envidia en las demás mujeres, en mujeres como yo, que no son la gran cosa o la más popular de la escuela.

Sus encuentros en mi sala me aburrían un poco, era siempre lo mismo el llegaba a la sala en los recreos, ella lo abrazaba y no lo soltaba más, se besaban como si se fuera acabar el tiempo y luego peleaban por alguna tontera… Siempre lo mismo.

Esa noche llegue a mi casa y me recosté a leer, me quede dormida sin darme cuenta y soñé que me iba con el en la micro, era estúpido eso no pasaría jamás. Me desperté al otro día y me fui al colegio, pasamos la clase de literatura y yo sólo pensaba en mi sueño, sin cuestionarmelo demasiado.
Llego la hora de la salida y Patricia se disculpó por no irse conmigo ese día, estaba esperando a Patricio porque irían a su casa. Por un lado estaba feliz ya que amo caminar sola, me gusta ponerme mis audífonos y comenzar a caminar es como si estuviera en otro lugar.
Llegue al paradero y ahí estaba, mi hombre de ojos azules.

– Hola! – me saludo de manera entusiasta

-Hola! Le respondí de manera muy estúpida

– ¿Que micro tomas? Me pregunto algo confundido mientras se rascaba la cabeza

– La 210 esa pasa por mi casa ¿y tu? Es primera vez que te veo en el parader

Rió por un momento, no sabía si reía porque era una pregunta estúpida o porque era una pregunta realmente estúpida

-Si aveces tomo micro cuando voy donde mi abuela – Oh tiene una abuela pensé, obvio que tiene una abuela Amanda que te pasa – le respondí a mi pensamiento

Pasó la micro y nos subimos los dos y nos sentamos juntos, comenzamos a conversar del colegio, de su vida, de su abuela, mientras me hablaba miraba sus ojos y eran realmente azules, como la playa del Caribe, eran de distintos tonos de azules eran realmente hermosos, sus cejas eran rubias que brillaban con el sol y su piel era blanca. Intenté poner cara de interesada sobre lo que me estaba hablando y por su puesto hablaba cada vez que sentía que iba a haber un silencio incómodo.

– El próximo es mi paradero- le comente mientras arreglaba mi mochila

– Que te valla bien – me lanzo una mirada divertida

Me baje de la micro y camine hacia mi casa sin poder creer que anoche había soñado esto, mi subconsciente me estaba avisando que esto pasaría y yo no lo creía, a momentos reía sola y recordaba todo, no quería olvidar ese momento.

Los hombres por lo general dicen ” los caballeros no tenemos memoria” como una forma de no contar las cosas que han pasado con las mujeres, pero yo en cambio no soy hombre y lo que más tengo es memoria, memoria que me ayuda a atesorar todo como una gran experiencia de mi vida y me encanta no ser un caballero.

Anuncios

4 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s