(Cuento) El diario de Anabelle: Una nueva etapa

08ee46870ed702fe4abf3ffa191d0af4

En este diario he contado en como mi relación paso de ser perfecta a un perfecto fiasco, esa noche llegue a mi casa muy renovada y con aires nuevos de poder femenino, el estaba sentado en el sillón como si nada, como si lo que estuviera a punto de ocurrir no le importara nada…

Así fue como lo sentí yo. Me senté en frente de el y comencé a hablar (como siempre) le dije que sentía que esto no estaba funcionando, pero si era necesario poner de nuestra parte a un mil por ciento debíamos hacerlo, que quizás también era mejor separarnos y que simplemente nos hacíamos daño, su mirada era diferente, ya no me amaba y se notaba, no puedo explicar lo mucho que me dolió darme cuenta, entender realmente que nos estábamos separando.
Se paró y comenzó a decirme que ya no quería estar conmigo, estaba aburrido de las discusiones prematuras que teníamos, los celos se habían apoderado de nosotros ya no tenía la misma paciencia que antes y simplemente ya no me amaba. Sentí que me hubieran lanzado del quintó piso al suelo en caída libre, abrir los ojos y darme cuenta que debía comenzar de cero yo sola, por mi y conmigo.
Admito que lloré toda esa noche, sabía que era lo mejor para los dos, se que nuestra química es tan fuerte que a ratos es peligrosa, es la única persona con quien me sentía realmente cómoda y eso es difícil de encontrar, pero pensar en mi me hace tener la fuerza para no echarme a morir.
Debía preparar una columna y es obvio de que se trataba “como volver a las pistas de la soltería” a mi jefa le encanto, quiere que experimente cosas nuevas para que mis columnas tengan otra chispa y creo que podemos sacar algo positivo de mi quiebre sentimental.
Lo importante es que sigo con mi trabajo, tengo una familia que me apoyó a cambiarme de departamento, ahora estoy en uno mucho más chico, pero estoy sólo yo así que no necesito más, levantarme en las mañanas y tomarme lo tiempo de hacer lo que quiera me gusta un poco, poder irme en bicicleta al trabajo me relaja y es una terapia para mi, salir con mis amigas se esta transformando en un vicio diario, igual es entendible, en estos momentos necesito distraerme, hacer otras cosas porque cada vez que comienzo a pensar me baja una pena incontrolable, es una sensación dulce y agria lo que estoy viviendo en estos momentos y espero que de a poco sea totalmente dulce

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s