(Cuento) El diario de Anabelle: La dificil decisión

4f26efbeb16ee800ce5c3ee43efeb1df

A pesar de lo hermoso que fue el fin de semana y de lo mucho que conversamos algo sucedió entre el lunes y el martes, no se que nos sucede, debe ser el hecho de habernos venido a vivir juntos con tan sólo un año de relación, quizás al segundo año de relación no debes tener problemas sobre cuentas y haceres de la casa, quizás deberías estar peleando sobre a que destino vamos de vacaciones o porque saliste con amigos en vez de conmigo.


Las discucion fue muy fuerte, el olvido pagar la cuenta del agua y un día en la mañana me fui a bañar y simplemente no teníamos agua, le pregunte y me confeso que olvido pagarla, que debió haberlo hecho el vienes pasado pero su flojera lo supero y lo dejo para “mañana” y ese día nunca llego.
Mi furia esa mañana fue como nunca antes vista, necesitaba ducharme para ir a trabajar, pero el simplemente decía “vete a trabajar sin ducharte” no se como se le pasa eso por la mente, si me conoce, sabe que jamás me levanto sin ducharme.
Luego comenzó a reclamar que a mi todo me molestaba que nunca estaba conforme y yo obviamente le reclamaba que como es posible que se le haya olvidado pagar la cuenta es su obligación más importante pagar las cuentas y siempre se retrasa, pero esta vez pasó los límites.
La discusión fue aumentando hasta los gritos, debo asumir que la cordura se nos escapo y no hicimos nada para controlarnos, como que en el fondo necesitábamos tirarnos un poco de mierda, necesitábamos discutir, siempre dejábamos que simplemente las cosas sucedieran, para no armar problema dejábamos que lo que nos molestaba pasara a segundo plano y no decíamos nada al respecto, aunque en el fondo sabíamos que eso nos molestaba profundamente.
Los gritos iban y venían, en un momento cuando ya no daba más de la impotencia comencé a llorar y el por su puesto se enojó aún más porque lloraba, algo le pasa a los hombres cuando nosotras lloramos, pero se desequilibran, en ese momento Tatán no sabía que hacer, comenzó a levantarse y se fue a trabajar, me dejo sola llorando en la habitación sin saber que hacer.
Llame al trabajo para avisar que llegaría tarde, fui donde mi amiga del piso de abajo a pedirle si ducha, obviamente me vio muy mal y comenzó a consolarme, conversamos y hay algo que me quedo dando vuelta, me dijo “la idea de una relación es pasarlo bien, de comprenderse, se que es difícil pero lamentablemente hay personas que lo único que hacen es que salga lo peor de nosotros mismos”.

Me quedo dando vuelta en la cabeza todo el santo día, era muy lógico lo que me decia y de un cierto modo era verdad, Tatán es un gran hombre, pero quizás su personalidad explota con la mía, claro en un principio todo era lindo y bello porque el primer año es así, pero en el segundo y además viviendo juntos se ven los verdaderos nosotros.

Necesitaba pensar, me tome el día libre en el trabajo y le prometí a mi jefa que le traería la mejor columna de moda esta semana. Camine por la plaza Baquedano, me senté a tomarme un café sin pensar y fue mucho mejor que haber pensado, sentí una libertad que hace dos años no la sentía, supuestamente cuando estas con alguien aunque estés comprometido o casado tienes que sentirte libre, pero no me sentía así, me di cuenta que necesitaba volver a mi misma y encontrarme conmigo antes de seguir con el, quizás no era ni el tiempo indicado ni el momento para estar juntos, quizás más adelante nos volvamos a encontrar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s